lunes, 12 de junio de 2017

Sigo sin ver


 Hace una eternidad que no publico nada por aquí. No es de extrañar. Las prisas y la falta de tiempo se llevan mejor con las redes sociales y los teléfonos listos. Resulta muy cómodo sacar una foto con un móvil y subirla sin apenas esfuerzo, sin apenas pensarlo. Todo es inmediato, fugaz, a tiempo real incluso. Ahora emitimos en directo cada detalle de nuestra existencia (o, al menos, tenemos la posibilidad de hacerlo fácilmente). Y, no se crean, lo encuentro práctico, estupendo, fascinante... pero también aterrador. Además, qué quieren que les diga, todavía le guardo cariño a este blog casposillo y pedante que me recibe siempre con los brazos abiertos, aunque le mantenga en un estado de letargo intermitente. Él es así, no me pide cuentas.

Pero, al grano: hoy quiero enseñarles una de las piezas de No somos nadie, mi actual exposición. El protagonista de Sigo sin ver, que así se llama la obra, aunque pueda parecer que espera una pronta ejecución, está buscando algo que no encuentra, por más que mira. Pero, claro, a ver quién es el guapo que le dice lo de la bolsa (ya lo sé, esto es un poco como el chiste del plátano en la oreja). Además nosotros, que ya tenemos bastante con nuestra propia bolsa, tampoco es que nos hayamos dado mucha cuenta. En fin...

Acrílico sobre tabla y cartón kraft pintado (68x40cm) 
 Vista parcial de la sala
Sigo sin ver, portada para folleto y catálogo de No somos nadie
Secuencia del proceso de creación o un descabezado en cuatro tiempos


Bueno, pues creo que de momento he cumplido con mi viejo amigo el blog hasta nuevo aviso. Les recuerdo que pueden visitar No somos nadie en el Centro de Artes Plásticas del Cabildo (calle Colón 8, Las Palmas de Gran Canaria) hasta el próximo 23 de junio, de lunes a viernes, de 10 a 21 horas. Ya me cuentan.



domingo, 26 de febrero de 2017

Divertimento

Procesos. 
Acrílico y polychromos sobre cartón (16.2x14.8cm)


"De verdad que no os entiendo; hoy se os llena la boca hablando del amor y penáis por las esquinas al no ser correspondidos... ¿acaso es esto el amor para vosotros? ¿es que no habéis aprendido nada? Seguid amando, ahí está la clave; amad como si cada día gastarais vuestro último miserable aliento, pero no hagáis ruido, no esperéis nada: no pervirtáis al más poderoso motor del mundo con el necio egoísmo de una respuesta. ¿En serio creéis que unos torpes manoseos a oscuras os cambiarán la vida? ¿os daría eso la felicidad?"

Edward Forrester: Desde el sur, el ocaso (1946).


 
01 09 10