martes, 3 de febrero de 2015

Si fuera tan amable de firmar...


 La triste imperfección
de la pared desnuda
me muestra el resultado
de esta cruel estafa:

que jamás guardaremos
el secreto de un beso
y el tiempo inexorable
apagará mis labios;

que tampoco mis dedos
se aprenderán tu pecho
ni tu voz se hará húmeda
al susurrarme luego.

Que tú y yo somos nunca
y ya nunca seremos
más que el cordial espejo
de una profunda nada.

Por eso firmo el libro 
de las reclamaciones:
para dejar constancia
del blanquecino olvido;
por duplicado, claro
y de antemano.

Acrílico y lápiz sobre tabla (22x14cm)



Lámina disponible en Saatchi Art / Prints available at Saatchi Art



 
01 09 10