martes, 6 de octubre de 2015

Más gente a medio ser


Acrílico sobre tabla (30x30cm)



EL NADADOR

A veces te recuerdo
como ruido de fondo;
como caudal que arrastra
tu sonrisa
y que va hundiendo entero
tu semblante.

Que entonces la corriente
no me siga robando,
que no me ahogue más en
esta nada.
Que no me aparte a sorbos
de mi casa.

Que, por más que lo intento,
el agua no me escucha;
no interrumpe su curso,
no se para:
ni tu voz queda a flote
muchos días.

Que tras la catarata
sé bien lo que me espera:
tiempo en estado líquido,
implacable,
derramándose aprisa
por el suelo.

Porque somos de agua:
de un torrente maltrecho
y de un olvido rosa,
transparente,
que sepulta callado
la memoria.




2 comentarios:

  1. Vaya, Cristina, impresionante. Llegar hasta el final del poema y comprender el cuadro, el título, el ruido de fondo, la corriente...nada. Escribe más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que llevo ya una rachita inusualmente larga de cuadros poemados. Será por llevar la contraria en este mundo cada vez más visual y menos escrito. Echa un vistazo a las entradas anteriores y verás que tienes lectura para rato (eso sí, igual te hace falta un bocata con todo para soportarlo :P ).
      ¡Gracias por la visita!

      Eliminar

¡A comentar todo el mundo!

 
01 09 10