martes, 3 de febrero de 2015

Si fuera tan amable de firmar...


 La triste imperfección
de la pared desnuda
me muestra el resultado
de esta cruel estafa:

que jamás guardaremos
el secreto de un beso
y el tiempo inexorable
apagará mis labios;

que tampoco mis dedos
se aprenderán tu pecho
ni tu voz se hará húmeda
al susurrarme luego.

Que tú y yo somos nunca
y ya nunca seremos
más que el cordial espejo
de una profunda nada.

Por eso firmo el libro 
de las reclamaciones:
para dejar constancia
del blanquecino olvido;
por duplicado, claro
y de antemano.

Acrílico y lápiz sobre tabla (22x14cm)



Lámina disponible en Saatchi Art / Prints available at Saatchi Art



2 comentarios:

  1. Me gusta muchísimo este cuadro, pero mucho más de la mano del poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias mil! Los escribo con ánimo de enriquecer un poco la primera percepción de la obra, me alegro de que te guste. Un abrazo.

      Eliminar

¡A comentar todo el mundo!

 
01 09 10