lunes, 11 de junio de 2012

Por lo que se ve...


Hola a todos, el próximo viernes 15 de junio a las 20:30 horas en la Sala de arte del Teatro Víctor Jara (C/Colón 18, Vecindario) se inaugura la colectiva Por lo que se ve... una muestra en la que once artistas plásticos  trataremos de sembrar la semilla de la incertidumbre a través de nuestras obras. Fotografía, pintura, instalaciones, dibujo, perfomance...todo tiene cabida en esta curiosa exposición marcada por el signo de los tiempos. Desdibujando participa con esta obra. Podrás visitarnos hasta el 20 de julio, de 19 a 22 horas.

Te esperamos


viernes, 8 de junio de 2012

Perrunos vintage

Hola a todos. Ayer fue el cumpleaños del dueño de estos distinguidos cánidos y esta fue mi aportación a la causa: dos retratos vintage, pues estos señores son igual de elegantes que un lord inglés...por lo menos para mí. Los hice con acrílicos sobre cartón (luego los recorté y quedaron más convincentes, listos para colgar en la escalera que da al ala oeste de la mansión del Brigadier P)
Este es Tito, siempre atlético y vivaz con su bañador largo. Tuvo el detalle de posar para mí justo antes de darse su chapuzón veraniego, recién salido de la caseta-cambiador a rayas que había en la playa ese día.
 
Y aquí tenemos a Balkan, caballero al que agradecí profundamente el prescindir de su chistera, pues se me salía del marco ovalado. 

En fin, tengan ustedes un buen fin de semana, queridos,  y no olviden limpiar sus monóculos después del té, que se empañan...

miércoles, 6 de junio de 2012

Monotemáticos

Tengo la impresión de que últimamente todo el mundo habla de lo mismo...

Lámina o lienzo disponible en Saatchi online
Prints available at Saatchi online

lunes, 4 de junio de 2012

Pequeñas incertidumbres

Técnica mixta sobre lienzo (116x89cm)

Vivimos rodeados, bombardeados por una incesante lluvia de información atropellada. Noticias, instrucciones, publicidad, un ocio grisáceo y trasnochado, se agolpan caóticamente para entumecer nuestros sentidos y transformar el mero hecho de vivir en una pautada sucesión de acontecimientos. Una sociedad de consumo descontrolada que se precipita y nos precipita hacia no se sabe dónde, unas normas invisibles de conducta que marcan al milímetro nuestro comportamiento grupal, familiar, profesional o de pareja, un desencanto generalizado que lleva a dudar de la legitimidad de todo ser e institución nos convierte en míseros ermitaños de nosotros mismos. Por ello la atmósfera se vuelve irrespirable.

Ahora más que nunca somos la masa, el individuo ha sido sacrificado para abanderar la sed de justicia y,  a menudo, de venganza de una colectividad que ha permanecido mucho tiempo dormida, silente y narcotizada por ese veneno que contiene el aire y que nos desgarra la razón y el sentido común. El estado del bienestar se empieza a disolver como un comprimido efervescente en un vaso de agua. La masa lucha ruidosa por permanecer a flote mientras a las personas no les queda más remedio que aislarse ocultas tras la máscara para cometer el mayor de los crímenes: vivir.

Original y láminas disponibles en Saatchi online
Original and prints available at Saatchi online
 
01 09 10