viernes, 19 de octubre de 2012

Ira

Técnica mixta sobre tablilla (178x127mm)

El odio o enfado descontrolados, la rabia, la sed de venganza, el fanatismo...todo ello sirve para ilustrar la entrada de hoy. Se suele asociar la ira con el color rojo, que es el color de la sangre...porque cuando hierve la sangre, ya se sabe que llega al río y ahí ya es dificilísima de limpiar. 

Sangre, y además en grandes cantidades, se derrama en el que es, sin duda, mi estallido de ira preferido de la historia del cine (porque fuera de la pantalla, se nos recomienda canalizar la ira golpeando un cojín o similar, antes de liarla sin remedio...Ay, qué sucedáneo más cutre para una buena hostia, por Dios, pero es lo que hay). Me refiero a las escenas finales de Carrie (Brian de Palma, 1976). Basada en un relato de Stephen King, se nos presenta a Carrie White, una tímida joven marginada en el instituto y anulada por su fanática madre, una auténtica chalada obsesionada con la religión. Las interpretaciones de Sissy Spacek (Carrie) y Piper Laurie (la madre) fueron tan convincentes, que merecieron sendas nominaciones a los Óscar. No voy a destripar aquí el argumento, porque si queda alguien que no la haya visto, debería hacerlo, ya que hasta los arrebatos de cólera pueden tenerse con clase.

Nada más, nos vemos en la siguiente entrada. ¡No dejen que la furia les domine!


Láminas disponibles en Saatchi online/Prints available at Saatchi online




4 comentarios:

  1. Me parece la mejor (y no digo que la otra fuese mala) pero la mejor colección que nos has mostrado hasta ahora. Con un pequeño pedazo del cuerpo, un gesto... y cuánto transmites. Genial!!!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, estoy de acuerdo con Sonia, has conseguido muchísima expresividad y contarnos varias historias, ¡sólo usando detalles de rostros y manos!
    Bs

    ResponderEliminar

¡A comentar todo el mundo!

 
01 09 10